Anfiteatro de Itálica: sangre y arena.


0 Flares 0 Flares ×

Los romanos fueron grandes constructores. Pragmáticos como nadie y con ansias de eternidad, nos han legado una enorme riqueza arquitectónica que se plasma en todo tipo de obras, desde edificios públicos como templos o basílicas hasta otros de índole privada como casas o villas, pasando por innumerables infraestructuras: acueductos, puentes, calles, conducciones de agua…

Fueron únicos también erigiendo edificios para espectáculos y, de entre ellos, sin duda, el que despierta más pasiones y sentimientos encontrados es el anfiteatro. En este recinto eran celebrados los espectáculos de sangre: combates entre gladiadores, escenificaciones a muerte de episodios bélicos históricos, simulaciones de batallas navales, cacerías, enfrentamientos entre animales de diferentes especies o, incluso, ejecuciones.

 

 

El de Itálica fue uno de los más grandes de todo el Imperio, pudiendo llegar a albergar unas 25.000 personas. Esto es, aproximadamente, el doble de capacidad que la Plaza de Toros de la Maestranza. Erigido en el siglo II, el anfiteatro presenta planta ovalada y sus partes principales son la “arena”, superficie donde se desarrollaban los espectáculos, y el graderío, de distribución similar a la de la “cavea” del teatro. Su estructura de hormigón fue careada con sillares y placas de mármol.

La arena tiene dos accesos principales: al este, la puerta triunfal, por donde ingresaba el cortejo de los combatientes; y al oeste, la libitinaria, destino de los caídos en el encuentro. A lo largo del su eje mayor se dispone la “fossa bestiaria“, sótano destinado a albergar distintos servicios de los juegos y, sobre todo, las jaulas de los animales, que eran elevadas hasta la arena en el momento preciso.

Resultado de imagen de placas pies italica

El anfiteatro contaba además con una serie de salas dedicadas al culto de Némesis y de Dea Caelestis, como testimonian las lápidas votivas con plantas de pies ubicadas en las proximidades de la puerta triunfal. En las lápidas aparece por lo general el nombre del dedicante y el de la divinidad. En el caso de Itálica, Némesis y “Dea Caelestis”, diosas de la venganza o la justicia divina, son las reseñadas en las inscripciones del anfiteatro, e Isis, en las del teatro. Se caracterizan por contener uno o más pares de huellas de pies, interpretadas como signos de la presencia del autor de los votos y de la propia divinidad.

 

 

¿Te ha sabido a poco este post? ¡Entonces vente con nosotros a Itálica! Tenemos dos sesiones este finde: sábado 18 y domingo 19, ambos días a las 11:00 h. Te esperamos para revivir esta apasionante etapa de nuestra Historia.

Información y reservas, por TLF o whatsapp (637228375) o a través de nuestra web pinchando en el siguiente enlace:

Vive Itálica. Visita guiada

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×